Descenso de Navatas

top_01

Descenso de Navatas

El tercer fin de semana de mayo se celebra desde hace mas de 20 aos, el tradicional descenso de las Navatas.
Desde la Baja Edad Media, la madera de los valles pirenaicos era codiciada por clientes del Valle del Ebro y de Tortosa, desde donde poda ser distribuida por mar. La especie ms apreciada era el pino silvestre mientras que el haya y el quejigo slo se demandaban en reducidas cantidades. Los mejores troncos se elegan para transportarlos en forma de vigas para ser usados en carpintera, en la construccin o en los astilleros. Los rboles se cortaban en invierno, sobre todo en los das de mengua de enero porque as resistan mejor el ataque de parsitos. Este trabajo lo llevaban a cabo los picadores o leadores que actuaban en cuadrillas y se alojaban en chozas en el propio bosque.

Navata

EL COMIENZO DEL VIAJE

Bueyes y mulos bajaban los troncos desde los montes hasta las orillas de los arroyos de montaa. Ya en primavera estos maderos se arrojaban al agua y comenzaba la tarea de barranquiar: conducir los maderos sueltos por ros pequeos guindolos desde la orilla, con largas prtigas, hasta alcanzar el ro Cinca en cuya orilla se formaran las grandes navatas. Puyarruego est ubicado en un cerro que domina una de estas playas fluviales, donde los navateros dedicaban cinco o seis jornadas de trabajo en formar grandes plataformas atando un tronco junto a otro. En su extremo frontal y en el posterior se ubicaban los remos, de hasta 11 m de longitud, para guiar la navata por el agua.

EL VIAJE

En mayo, cuando los ros reciban las aguas del deshielo, comenzaba el viaje de las navatas. Desde Puyarruego en una jornada alcanzaban Monzn, en el segundo da llegaban a Fraga y al da siguiente ya navegaban por el Ebro. En otros cuatro das por las aguas de este ro alcanzaban los aserraderos de Tortosa. Tras vender los troncos los navateros emprendan el regreso al Sobrarbe, andando o en ferrocarril. As se pona fin a un trabajo de meses
de talar y limpiar troncos, transportarlos y formar las navatas. Un oficio que se fue abandonando en el s.XX con la llegada de las carreteras al Pirineo. Hoy las navatas descienden una vez al ao como recuerdo festivo de aquel duro trabajo.

Reserva Biosfera Ordesa Viñamala

Centro de Visitantes del
Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Avda. Ordesa s/n
22376 Torla (Huesca)

Tel: 974 243 361
680 632 800